National Endowment for the Arts - The Big Read
Sun, Stone, and Shadows

Sun, Stone, and Shadows

by Jorge F. Hernández

The temples and gods of pre-Columbian Mexico are a pile of ruins, but the spirit that breathed life into that world has not disappeared… Being a Mexican writer means listening to the voice of that present, that presence.


Temple of El Castillo in Chichen Itza, Yucatan, Mexico (Copyright Mark Segal/Digital Vision/Getty Images)

Juan Rulfo (1918-1986)

Juan Rulfo es considerado como uno de los más grandes escritores de México, a pesar de sólo haber publicado dos libros: la importante colección de cuentos El llano en llamas (1953) y la inmensamente celebrada novela Pedro Páramo (1955). En 1970, Rulfo obtuvo el Premio Nacional de Literatura de México y, en 1983, el prestigioso Premio Príncipe de Asturias en España.

Nacido en el estado occidental de Jalisco, en el pueblo de Sayula, Rulfo creció absorbiendo las palabras del ambiente y el paisaje de sus raíces.

No fue sino hasta muy avanzada su vida que Rulfo se convirtió en escritor y fotógrafo de tiempo completo, y conservó su puesto de trabajo en el Instituto Nacional Indigenista incluso después de que sus libros recibieran aclamación internacional. También trabajó en varios proyectos fílmicos. Su obra ha sido traducida a idiomas de todo el mundo, pero Rulfo prefería mantenerse alejado de la fama y los chismes del mundillo literario.

La literatura de Rulfo combina las muchas voces de la vida cotidiana mexicana en una prosa que también honra los callados murmullos del alma humana. Él transformó este mundo particular en personajes y tramas universalmente identificables. Su vida de silencio observante entre sombras terminó en la Ciudad de México en 1986, pero su amplia influencia continúa creciendo.

Octavio Paz (1914-1998)

Octavio Paz recibió el Premio Nobel de Literatura en 1990. Es el único escritor mexicano, a la fecha, en ser honrado así. Nacido en la Ciudad de México, Paz pronto se convirtió en un brillante estudiante y prometedor miembro tanto de importantes círculos literarios como de publicaciones. Participó en la fundación de Taller, una revista que marcó el amanecer de una nueva sensibilidad literaria entre muchos jóvenes escritores.

En 1943, Paz viajó a Los Ángeles donde entró en contacto con la poesía modernista americana. Ingresó al Servicio Exterior Mexicano en 1945 y fue enviado a París, donde colaboró en proyectos con surrealistas tan eminentes como el escritor André Breton.

En 1962, Paz fue nombrado Embajador de México en la India, una experiencia luego reflejada en varios de sus libros más importantes. Renunció a su puesto en 1968, en protesta por la represión asesina del gobierno mexicano contra el movimiento estudiantil en la plaza de Tlatelolco de la Ciudad de México.

Posteriormente, Paz fundó y editó otras dos muy significativas revistas literarias, Plural y Vuelta, y se convirtió en uno de los más brillantes críticos y lúcida voz poética del México moderno. Como ensayista, publicó muchos libros importantes, entre ellos El laberinto de la soledad (1950), que se mantiene insuperado en su evocación del carácter mexicano. Paz murió en la Ciudad de México el 19 de abril de 1998.

Rosario Castellanos (1925-1974)

Durante siglos, Sor Juana Inés de la Cruz permanecía como el único celebrado ejemplo de la contribución femenina a la literatura mexicana. Sin embargo, durante el siglo pasado, Rosario Castellanos abrió las puertas para escritoras contemporáneas como Laura Esquivel y Ángeles Mastretta.

Castellanos nació en 1925 en la Ciudad de México, pero creció en el rancho familiar en Comitán, Chiapas: un ambiente reflejado a lo largo de su extensa obra. Fue poeta, novelista, ensayista y traductora de Emily Dickinson.

Ganó el Premio Chiapas por su novela autobiográfica Balún Canán (1957); tres años después, obtuvo el prestigioso Premio Nacional Xavier Villaurrutia por su novela Ciudad Real (1960).

Una portavoz de la cultura y el folklore de Chiapas, Castellanos trabajó en el Instituto de Ciencias y Artes de Tuxtla Gutiérrez y dirigió el teatro de títeres del Centro para la Cultura Tzeltal-Tzotzil. Dedicó los últimos años de su vida al Servicio Exterior Mexicano y fue nombrada embajadora de Israel. El libro de lamentaciones (1962), la última novela que publicó, recrea una rebelión indígena cerca de San Cristóbal de las Casas en Chiapas. Trágicamente, murió al electrocutarse accidentalmente al intentar conectar una lámpara en su hogar de Tel Aviv, el 7 de agosto de 1974.

Carlos Fuentes (1928-2012)

Carlos Fuentes fue embajador de México ante Francia de 1975 a 1977, y a través de su obra, se convirtió como el embajador literario de México ante el mundo.

Fuentes nació en 1928 y, debido a la carrera diplomática de su padre, pasó su niñez en Chile, Argentina, Washington, D.C. y otros destinos internacionales. En la universidad, fue cofundador de la revista Universidad de México en 1955, que pronto ramificó en la influyente Revista Mexicana de Literatura. En 1957 fundó y dirigió el Departamento de Relaciones Culturales del Servicio Exterior Mexicano.

En 1958, Fuentes publicó su primera novela, La región más transparente y pasó junto con Gabriel García Márquez, Julio Cortázar, Mario Vargas Llosa y José Donoso, a formar parte de "El Boom", una explosión internacional de la literatura latinoamericana durante la década de los sesenta. Sus posteriores novelas incluyen La muerte de Artemio Cruz (1961), Aura (1962) y Gringo viejo (1985).

En sus cuentos y ensayos, Fuentes se oponía constantemente a la injusticia y el autoritarismo, defendiendo al individuo a través de una literatura compuesta por muchas culturas y voces. Murió en Ciudad de México el 15 de mayo de 2012.

"Yo seré, de hoy en adelante, lo que elija en este momento…"
—Rosario Castellanos tomado de su cuento Lección de cocina

The Big Read
Get involved with the Big Read!
Learn More

printfooter-logos
© Arts Midwest