National Endowment for the Arts - The Big Read
The Grapes of Wrath

The Grapes of Wrath

by John Steinbeck

Literature is as old as speech. It grew out of human need for it, and it has not changed except to become more needed.


Steinbeck y sus otras obras

Gran parte de la prolífica producción de John Steinbeck cae, con una ligera persuasión, en grupos de tres libros cada uno. Primero está su trilogía semiexperimental, con la novela histórica Copa de oro (1929), la colección de historias ligeramente conectadas Las praderas del cielo (1932) y el libro enloquecido por los mitos A un dios desconocido (1933). Todas son obras de viajeros, prometedoras pero algo frustrantes cuando se leen en secuencia. El lector tamborilea impacientemente los dedos, a la espera del giro prodigioso que está al caer.

Steinbeck estaba ahora listo para abordar lo que nos ha llegado como su trilogía sobre el trabajo: la novela sobre huelgas En lucha incierta (1936), desafiantemente clarividente y libre de sentimentalismos, la encantadora y fabulesca De ratones y hombres (1937) y, por supuesto, Las uvas de la ira (1939). De ratones y hombres también fue pionera de un formato que Steinbeck más o menos inventó: la obra de teatro en forma de historia. En este libro, y también en la alegoría de los tiempos de guerra de 1942 La luna se ha puesto y en la insondable parábola Burning Bright, Steinbeck escribió novelas cortas repletas de diálogo cuya exposición podría ser eliminada, dejando obras dramáticas casi listas para su puesta en escena.

La literatura de Steinbeck sobre viajes recae también en tres textos principales. Mar de Cortés, y su versión de 1951 Por el “mar de Cortés”, recogen los descubrimientos de Steinbeck y Ed ‘Doc’ Ricketts en su exploración de Baja California.

En Viajes con Charley en busca de América (1962), Steinbeck concentró su prodigioso poder de observación en el país a su alrededor. Finalmente, America and Americans (Estados Unidos y los estadounidenses, 1966) canibalizó el equivalente de seis meses de ensayos periodísticos.

Uno se puede dejar llevar por este tipo de numerología literaria, pero incluso las obras menos importantes de Steinbeck se prestan para clasificaciones tripartitas. Está la comedia negra, episódica, fuertemente regional y sin embargo admirada de Tortilla Flat (1935), Cannery Row (1945) y Dulce jueves (1954). También las novelas tardías y menos populares como The Wayward Bus (1947), El breve reinado de Pipino IV (1957) y El invierno de mi desazón (1961).

Un libro importante que, después de esta clasificación y reclasificación, queda sin encajar es Al este del Edén (1952). Aquí Steinbeck capta su sentimiento por los estragos del tiempo en el paisaje, así como todo lo que escribió. La dinámica de la familia tiene una calidad elemental a la que nunca se acercó de nuevo. Es posible que Las uvas de la ira sea su mejor libro, pero el resto de su obra ofrece una compañía inteligente y humana en cada momento importante de la vida de un lector: De ratones y hombres para la amistad, Cannery Row para la risa, Viajes con Charley para la sabiduría, o algo aún infravalorado de Steinbeck a la espera de que el siguiente lector vea en ello lo que nadie ha visto.

Obras selectas de Steinbeck

  • Tortilla Flat, 1935
  • En lucha incierta, 1936
  • De ratones y hombres, 1937
  • Las uvas de la ira, 1939
  • La luna se ha puesto, 1942
  • Cannery Row, 1945
  • Por el “mar de Cortés”, 1951
  • Al este del Edén, 1952
  • Dulce jueves, 1954
  • Viajes con Charley en busca de América, 1962
  • Diario de una novela: las cartas de “Al este del Edén”, 1969
  • Cosecha de gitanos: Rumbo a “Las uvas de la ira”, 1988

La novela en el cine

En veinticuatro horas durante el mes de diciembre de 1939 John Steinbeck tuvo una experiencia nunca superada en el largo tango entre la literatura y Hollywood. Después de viajar a Los Ángeles, él y su esposa Carol vieron por primera vez no una, sino dos obras maestras cinematográficas basadas en su trabajo: De ratones y hombres y Las uvas de la ira.

Sobre esta última, el mismo Steinbeck declaró: “[El productor Darryl] Zanuck tiene una película dura y fidedigna en la que los actores están tan completamente immersos que se ve y se siente como un documental, y ciertamente tiene un halo de dureza y verdad... es más dura que el libro, con mucho. Parece increíble, pero es verdad”.

Debemos tomar la declaración de Steinbeck con precaución, pero también reconocer la genuina maestría cinematográfica que le permitió incluso comparar el logro de los cineastas con el suyo. El guionista Nunnally Johnson se destaca como el primero entre sus pares junto con sus colegas. Johnson invirtió el orden de las estadías de los Joad en los campos de emigrantes, permitiendo que el centro sanitario más humanitario dirigido por el gobierno fuera el último, para mitigar un tanto el carácter deprimente de la novela.

También se anticipó al esperado rechazo por parte de los censores de la inolvidable imagen final del libro, y la sustituyó por un discurso de Ma para improvisar un final lo suficientemente esperanzador como para pasar el examen de la crítica, pero al mismo tiempo lo suficientemente lastimero para generar una ira real y productiva entre el público.

Johnson recibió una de las siete nominaciones para el Oscar de Las uvas de la ira, pero solamente la actuación de Jane Darwell como Ma y la dirección de John Ford ganaron una estatuilla en sus respectivas categorías. El filme es la película más atípica del director Ford y, para algunos, la mejor. No es una película de vaqueros, excepto geográficamente. El tema es la supervivencia, no la gallardía (a John Wayne no se le ve por ningún lado). En su lugar, Ford depende de la cinematografía de Gregg Toland y el excelente trabajo de sus actores. Además de la heroica encarnación de Ma Joad a cargo de Darwell, el reparto incluye a Henry Fonda en su icónico papel de Tom, que le valió una nominación al Oscar, John Carradine como Jim Casy, y la luminosa Dorris Bowdon en el papel de Rosasharn. Ford dijo en una ocasión: “Lo más importante de dirigir es fotografiar los ojos de los demás”. No hay un solo rostro en la película que no mire fijamente al público con una acusación tácita.

Parte de la filmación se realizó cerca de los lugares reales que Steinbeck y su guía, Tom Collins, visitaron durante la investigación para la novela. Collins, director del campo Weedpatch Camp en Arvin, California, un campo dirigido con compasión, actuó como asesor en la película, lo que aseguró la mayor precisión posible. El resultado es una película extremadamente bella, en la que cada escena está bañada con la intensidad propia de artesanos que trabajaban en lo que incluso ellos debían sospechar que sería la película más importante que harían en su vida.

Películas basadas en las obras de Steinbeck

  • De ratones y hombres, 1992
  • Cannery Row, 1982 (basada en Cannery Row y Dulce jueves)
  • Al este del Edén, 1955
  • La luna se ha puesto, 1943
  • Tortilla Flat, 1942
  • Las uvas de la ira, 1940
  • De ratones y hombres, 1939

"Entonces estaré en la oscuridad. Estaré in todas partes... donde quiera que mires. En donde haya una pelea para que los hambrientos puedan comer, allí estaré. Donde haya un policía pegándole a uno, allí estaré ...Estaré en los gritos de la gente enfurecida y estaré en la risa de los niños cuando están hambrientos y saben que la cena está preparanda. Y cuando nuestra gente coma los productos que ha cultivado y viva en las casas que ha construido y viva en las casas que ha construido, allí estaré".
—Tom Joad en Las uvas de la ira

Una obra inspiradora

Lo que Steinbeck hizo en la ficción por los desposeídos de la sequía Dust Bowl equivale a lo que el gran cantante de folk estadounidense Woody Guthrie hizo por ellos con la canción. Guthrie vio la película Las uvas de la ira, la cual influyó fuertemente en su ciclo clásico de canciones "Dust Bowl Ballads" (Baladas sobre la sequía Dust Bowl), y en ocasiones directamente, como en "Tom Joad, Partes 1 y 2".

Como escribó Guthrie, "Había un tipo que nos conocía a los Okies, y sabía cómo eran las cosas en Oklahoma, y sabía sobre el polvo y las deudas que nos cubrín".

The Big Read
Get involved with the Big Read!
Learn More

printfooter-logos
© Arts Midwest